Juveniles: “Vamos por el camino de enseñar y dejar una huella en cada chico”

Gonzalo Arrúa, director técnico de la 7ma división, expuso su punto de vista en cuanto a la modalidad de entrenamiento actual tras más de 150 días de aislamiento social preventivo y obligatorio.

– ¿Cómo están afrontando este contexto atípico?

El contexto que nos tocó es único y tenemos que tener la responsabilidad para afrontarlo. Estamos trabajando en simultáneo con Marcelo Ravizza, Adrián Jaime y el profe Nicolas Martins con 7ma, 8va y 9na. Empezamos con tres clases semanales de una hora y media pero también nos estamos enfocando en la parte humana y psicológica: charlas con técnicos, nutricionistas, jugadores de fútbol. Estamos haciendo mucho énfasis en la contención y en darles la mejor calidad a los pibes para poder afrontar estos meses ya que cada uno en su casa tiene sus cosas, su mundo, y nosotros tenemos que tratar de apoyarlos e ir guiándolos en este camino para que puedan llegar lo mejor posible al regreso.

– Teniendo en cuenta que entrenar desde el hogar implica ciertas limitaciones ¿De qué forma se está trabajando actualmente y cómo sortean esas problemáticas?

Las problemáticas que tenemos tienen que ver con que algunos chicos no tienen acceso a internet para poder seguir lo que nosotros les pedimos; así que ellos solos, cuando pueden, nos van mandando el material y el trabajo que proponemos para que puedan llegar bien, para que no tengan problemas de lesiones, etc. Nos estamos enfocando en un montón de actividades y trabajando en conjunto. Ellos la van afrontando lo mejor posible y nosotros como profes también estamos aprendiendo.

– ¿Qué sentís que puede suceder más adelante? ¿Consideras que el retorno será problemático?

Considero que la vuelta va a ser complicada pero no imposible. Vamos a tener que empezar de cero pero si mantenemos esta base creo que se va a llegar de la mejor forma posible, como habíamos empezado. Por supuesto que en los chicos afecta mucho lo psicológico y el tema de la alimentación, que es lo que también nos preocupa y es por eso que estamos trabajando con la nutricionista y el coordinador.

– ¿Hace cuánto trabajas en el club y cómo llegaste a él?

Al club llegué este año de la mano de Aldo Bazán, que confió en mí y en mi capacidad. Estamos trabajando con un grupo lindo. Estoy muy conforme, son todos muy solidarios y no se me hizo difícil sumarme al grupo de profesionales que hay en el club. Vamos por el camino de enseñar y dejar una huella en cada chico para que el día de mañana puedan cumplir su sueño.

– ¿Cómo te sentís trabajando en Ituzaingó?

En Ituzaingó me siento contento, relajado. No tiene nada que envidiarle a otros clubes a nivel institucional y deportivo. Agradezco siempre a Ituzaingó por haber confiado en mí.