HISTORIA

Campeones de la D, la C y la B
Aquellos jóvenes del pueblo que practicaban fútbol en los terrenos de la Parroquia San Judas Tadeo y en la cancha de la Unión Vecinal Roberts de Ituzaingó, van convenciéndose de formar un club de fútbol. Corría 1911 y con la llegada del club Estudiantil Porteño más la influencia del Ferrocarril Oeste y su gran movimiento obrero en la zona, van sumando adeptos.
Este marco fue ideal para el desarrollo de la práctica del fútbol. Por esa época, se destacaban varios jóvenes. Uno de ellos, Carlos Vidaurrazaga, impulsó la formación de un club, luego de varias reuniones en la casa del vecino Adolfo Luis Testa y en el Bar “Bagnacerdri” de Las Heras de Zufriategui.
Así, el 1º de abril de 1912 nace nuestro club bajo el nombre de Social Ituzaingó que luego pasará a llamarse tal como lo conocemos hoy: Club Atlético Ituzaingó. Los colores adoptados para el CAI fueron el verde y blanco en homenaje al club Ferrocarril Oeste, pionero y emblema por entonces, tal como señalamos anteriormente.
Por más de quince años, el club utilizó una cancha emplazada en la actual Plaza 20 de Febrero en tanto en la actualidad, su estadio se ubica en Mariano Acosta y General Pacheco, Ituzaingó Sur.
Carlos Vidaurrazaga fue su primer presidente y a él le siguieron Levine, Justo, Ratti, Tiscornia, Idaberry, Mori, Marandino, Guercio, Rovati, Firpo, Peta, Basterretche, Dupiellet y Longoni. Entre otras personalidades destacadas podemos mencionar a Rogelio Goyaud, Osvaldo Ferrero, Carlos Sacaan, Gregorio Nuñez y Roberto Reviello, entre otros.
El Club Atlético Ituzaingó comenzó a desarrollar actividades deportivas diversas, en los primeros tiempos para los vecinos del barrio pero poco a poco se convirtió en una entidad señera en el Oeste del Gran Buenos Aires.
En el plano futbolístico, jugó distintas ligas locales y regionales tales como las Veraniegas y la Liga “El Orden”. En 1928 y 1933 se consagró campeón de la Liga del Oeste, de la cual fue cofundador. Hacia 1960 se afilió a la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) y un año después participó en uno de sus campeonatos por primera vez. En 1982 logró el primer puesto de la Primera D, ascendiendo a la C en forma conjunta con el club Defensa y Justicia de Florencio Varela.
Ya en 1989 llega a la Primera B Metropolitana por entonces la segunda en importancia del fútbol nacional y en los próximos años, despliega un juego contundente bajo la conducción de Carlos Sacaan. 1992 será un año glorioso tras consagrarse Campeón de la temporada 1991/1992 de la Primera B, ganando a Los Andes por penales, en cancha de Independiente luego de un 1 a 1 con gol de cabeza de Guillermo Duró y consiguiendo de este modo, su máximo logro deportivo que le permitirá jugar en el Nacional B en las temporadas 1992/1993 y 1993/1994, compartiendo la divisional con clubes como Talleres de Córdoba, Quilmes, Bandfield, Arsenal, Colón de Santa Fé, Gimnasia y Esgrima de Jujuy, etc.
Nuestro Club llegó a jugar el Octogonal para el ascenso a Primera A, quedando eliminado en la primera ronda con Nueva Chicago, coronando una década de explosivo crecimiento deportivo.
El CAI estuvo en la Primera B Metropolitana la temporada 1994/1995 hasta que descendió a la C en el Clausura 1995 y hasta el 2001 alternó buenos y malos momentos en la Primera C, consiguiendo el Torneo Apertura 1997.
Con la dirección técnica de Víctor Benítez, el Verde consigue el cuarto ascenso de su historia tras ganar la final del reducido de la C a Laferrere, por 3 a 0, en el partido de vuelta, con goles de Aldo Bazán, Garay y Freddy Vera.
Lamentablemente, en 2002 y faltando ocho fechas para la final de la temporada, el CAI desciende a Primera C donde se mantiene hasta fines del Clausura de 2005.
El sábado 7 de mayo de 2005, el CAI sufre un doloroso descenso en cancha de Dock Sud y vuelve a la Primera D, luego de 23 años. Un año después, el Verde volvió a la C tras salir campeón del Apertura y superar a Liniers -el ganador del Clausura- en cancha de Almirante Brown, las finales por el ascenso directo.
Este quinto ascenso de la historia del club no fue aprovechado y el equipo dirigido por la dupla Tocco-Lara desarrolló una de las peores campañas de la historia. De este modo, tras una temporada en la C vuelve a descender a la categoría D donde actualmente se mantiene.
El CAI es un León dormido que busca despertar para recuperar la gloria que marca su rica historia
Anuncios